26 de julio de 2010

La pasión por los libros

Es importante que nuestros hijos y sobrinos vean en nosotros el interés por los libros. Más que obligarlos a leer deben encontrar en los adultos la verdadera pasión por la lectura.

Está en nosotros ser un verdadero ejemplo para poder guiarlos a través de un mundo de imaginación y sensibilidad que los aleje del ocio de la vida cotidiana y de la violencia que hay en este mundo que cada día parece más crudo, pero que puede irse modificando en la medida que cambiemos el sentir de nuestros niños.

A través de los libros encontrarán el camino para cambiar su percepción de la vida y de los demás. Se sesibilizarán y podrán comprender los problemas clave de la sociedad, comenzando por sí mismos.

La lectura por placer y por pasión es de las mejores lecciones que podemos darle a los pequeños. Podemos enseñarles a encontrar en los libros el camino al mundo que merecen vivir.

Por esta razón queremos compartir el testimonio de Braulia Guadalupe López García, docente responsable de la Sala de Lectura en la Escuela Normal de Sinaloa, y que es una apasionada de los libros, pues como ella dice "encontré en la docencia y la lectura una oportunidad para formar a mejores seres humanos"


Vive la pasión por los libros*

Que los espacios para la lectura se multipliquen, que alguien pueda disfrutar del periódico, un poema, de escuchar una canción o un relato, es muy significativo para Braulia Guadalupe López García.

Ella nació en Pericos, trabaja en la Escuela Normal de Sinaloa, donde es responsable de una sala de lectura y se encarga de diseñar estrategias de lectura y atender a los grupos que le asignan cada semestre.

"Mi trabajo es leer", dice con orgullo, "las cuatro horas del trabajo estoy leyendo siempre, además en la noche en mi casa, siempre hay libros y no uno, sino dos o tres a un costado de la cama para estar leyendo siempre, a veces de literatura infantil, a veces la Biblia, o novelas de García Márquez o El Quijote, por hablar de libros más grandes".

'Compartir con otros lo que estoy leyendo'
Aunque su interés por los libros se dio cuando ya había terminado la licenciatura, en su infancia descubrió el gusto por las historias. Y es que, la abuela solía comprar el libro semanal y era una lectura permanente en su casa, cada vez que la visitaban.

"Yo recuerdo que me acostaba junto a un árbol y me ponía a leer por horas, Memín Pinguín, las novelas de Yolanda Vargas Dulché, era lo que leía de niña, porque ni siquiera había descubierto que los libros de lectura de primaria eran una maravilla".

Después, en la primaria y en secundaria, tuvo maestros que la impulsaron en actividades relacionadas con la lectura, pero fue hasta que egresó de la Escuela Normal de Sinaloa, que empezó a buscar libros que le gustaran. Pero en ese entonces trabajaba en el área de vinculación.

"Gracias a la maestra Rosario Varela que me prestó uno de los cuentos de Gabriel García Márquez, La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada, yo seguí con Crónica de una muerte anunciada, y empecé a buscar cosas que me gustaban".

Pero todavía no imaginaba que podría dedicarme a la promoción de la lectura, pero un problema de salud le cambió la vida.

A mediados de 2003 le dio un infarto cerebral, estuvo 22 días hospitalizada, 18 de los cuales de manera inconsciente y cuando despertó, se dio cuenta de que no podía leer, un amigo, Ito Contreras, le había hecho una tarjeta en la que le decía Mejórate, que no supo entender. Entró en crisis, empezó a llorar, a gritar y la sedaron.

"Yo pensé si no hablo o no escribo, qué diablos voy a hacer en la vida. Entonces al recuperarme
decidí compartir con otros lo que estaba leyendo". señala.

El retorno

En mayo de 2004, luego de casi un año de terapias y rehabilitación, que llevó con fortaleza por tener a su familia a un lado y un montón de amigos que no la dejaron, Braulia regresó a la Secretaría de Educación Pública y Cultura y pidió que la cambiaran al área de promoción de la lectura.

La mandaron a Casa Achoy, donde trabajó con la maestra Trini Guerrero talleres de literatura con niños y empezó a conocer los acervos del Rincón y pensar en estrategias de lectura. Ahí se dio cuenta de que los libros son decisivos en la infancia.

"Un niño que lee, que tiene libros en casa y los ve con buen agrado, siempre será una mejor persona de adulta. Cuando estamos leyendo y los niños se acercan, si hay esta magia con respecto a la lectura, el asunto está asegurado".

Ahora su profesión y su pasión combina perfectamente, como docente sabe de estrategias y a partir de los libros diseña las que podrán sembrar una semilla en los futuros profesores y en los niños, pues también da talleres en diversas instituciones.

"Trabajo con futuros maestros, si logro prender una mechita con alguno de mis alumnos, supongo que así como yo llegué a ellos, ellos van a llegar a otras personas, y la promoción de la lectura es importante porque das a la gente tu trabajo en un ambiente lúdico y de respeto", puntualiza.

COMPARTE

Con sus sobrinos José, de 6 años, y Eduardo, de uno, pasa muchas horas de lectura, cuando va a presentaciones siempre piensa en ellos y les compra el ejemplar para que los tengan ellos firmados por el autor y otro para ella.


AUTORES FAVORITOS

* María Baranda para niños le parece fabulosa, acercar a los niños a la poesía es maravilloso y María Baranda lo tiene bien delimitado.
* Gabriel García Márquez.
* Susanna Tamaro tiene un libro de cartas, 'Querida Mathilda', y una decía qué significaba para ti tener un proyecto, y decía era como una línea angosta entre una montaña y otra donde cabía nada más tu pie y corrías el riesgo de caer a un lado u otro. Braulia se identificó con ella porque ella estaba así, y en una situación muy crítica de salud y tuvo que seguir caminando.

"Demos tiempo a la palabra: que sea escuchada, leída, usada, que suene, que vibre, que tenga sentido de uso".
Braulia Guadalupe López García
Promotora de lectura


PERFIL
Braulia Guadalupe López García.
Nació: En Pericos, Mocorito.
Cumpleaños: el 13 diciembre de 1974.
Estudió: Licenciatura en Pedagogía, en la Escuela Normal de Sinaloa.
Trabaja: En la promoción de la lectura y la Escuela Normal.

*Fuente: http://www.noroeste.com.mx/publicaciones.php?id=573480

No hay comentarios:

Publicar un comentario