8 de abril de 2010

La Fiesta del Libro y la Rosa*

Muchos todavía recordamos cuando el 12 de noviembre —Día del Cartero—, si uno acudía a las librerías, se hacía acreedor de un libro, no de cualquier ejemplar, sino de uno editado ex profeso para esa fecha. Y es que en realidad el día Nacional del Libro en México es el 12 de noviembre, pues en 1979, por decreto presidencial se fijó esa fecha, para conmemorar, el natalicio de la poetisa Sor Juana Inés de la Cruz. Al parecer esta fecha se sigue celebrando, pero ha aparecido en la escena otro día —el 23 de abril— del que cada vez escuchamos más y que bien vale la pena saber de dónde viene y cómo surge. Resulta que en 1995, la UNESCO instituyó esa fecha como el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. Su elección estuvo motivada, entre otras, por la ya tradicional celebración del día de Sant Jordi en Cataluña, y por el hecho de que Miguel de Cervantes (según el calendario gregoriano) y William Shakespeare (según el calendario Juliano) y Garcilazo de la Vega murieran precisamente un 23 de abril.

Así las cosas, esta fecha poco a poco ha ido tomando importancia en nuestro país, y ese día se realizan cada vez más actividades en torno a este festejo: librerías, museos, editoriales, casas de cultura, e instituciones como la Secretaría de Cultura del la Ciudad de México, la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), la Biblioteca Vasconcelos o el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), entre otros.

La Feria Internacional del Libro y el ayuntamiento de Guadalajara festejan también este día organizando un maratón de lectura, este año fue elegido el libro de Jorge Ibargüengoitia, Los relámpagos de agosto, para ser leído por cientos de personas en la Rambla Cataluña de la ciudad de Guadalajara (a un costado de la rectoría de la Universidad de Guadalajara), de 10:00 a 21:00 horas. Los lectores que participen en el maratón recibirán una rosa y un libro como regalo, según la tradición catalana de San Jorge (Sant Jordi).

La UNAM, por su parte, organiza la Fiesta del Libro y la Rosa en la explanada del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC). En este festejo, que sigue también la tradición catalana del día Sant Jordi, y que se realiza por segunda ocasión, habrá venta y firma de libros, cuentacuentos, entrevistas, teatro, danza, cine… y rosas, muchas rosas.


Entonces ¿cómo nace esta singular celebración? El origen de esta fiesta lo encontramos en una mezcla de tradiciones y costumbres de épocas diferentes. Así, por una parte tenemos la leyenda de Sant Jordi —patrón de Catalunya y Aragón y de Georgia, Grecia, Inglaterra, Lituania, Polonia, Portugal, Rusia y Serbia—. La versión más popular de esta leyenda en Cataluña explica que en Montblanc (Conca de Barberà) vivía un terrible dragón que tenía atemorizada a la población. Para apaciguarlo, decidieron entregarle cada día a una persona escogida por sorteo. Un día la suerte señaló a la hija del rey, y cuando ésta caminaba resignada hacia la guarida del dragón apareció San Jorge y la rescató. San Jorge mató al Dragón clavándole la espada en el corazón. La tradición añade que en el lugar en el que cayó la sangre derramada por el Dragón nació un rosal de flores rojas. Esta misma leyenda, con ligeras variaciones, se repite en las tradiciones populares de Inglaterra, Portugal y Grecia, entre otros países.

A esta curiosa historia se añade la costumbre, también medieval, de celebrar una feria de rosas o "de los enamorados" en el Palacio de la Generalitat.


Después, a estas celebraciones tradicionales se sumó el Día del Libro, instaurado en España
en octubre de 1926, en conmemoración del día de nacimiento de Miguel de Cervantes. La idea fue del escritor y editor valenciano, afincado en Barcelona, Vicent Clavel Andrés, que la propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. En 1930, pensando que el clima de octubre no era muy agradable y que los festejos eran principalmente callejeros, se acordó cambiar la fecha trasladándola al 23 de abril, día de la muerte de Cervantes, aprovechando la bondad del clima y la fiesta popular de Sant Jordi. Así, la celebración literaria acabó haciendo una mezcolanza con las tradiciones catalanas creando una jornada de gran aceptación ciudadana.

La fiesta de Sant Jordi es una jornada festiva y popular en la que ríos de gente toman las calles de todas las localidades catalanas. El ritual —que no puede ser más sencillo— consiste en pasear, comprar una rosa, un libro o las dos cosas, y regalarlos a las personas queridas, familiares y amigos. Cabe decir, además, que España reserva para esta fecha la entrega de los Premios Cervantes, el mayor galardón concedido a los autores hispanos.

Ediciones El Naranjo se une con gusto a esta celebración y apoya la idea de hacerla cada vez más nuestra, y te invita a celebrar y disfrutar este día. Acude a cualquiera de las celebraciones que tendrán lugar en la ciudad o, si vives en algún estado de la República Mexicana, te propone que participes en alguno de los eventos que seguramente se han organizado en tu región. Esperamos tus comentarios sobre los festejos que tendrán lugar en todo el país.

Si lo prefieres, asiste a la Fiesta del Libro y la Rosa organizada por la UNAM, visita nuestro estand en la explanada del MUAC, o acude a la firma de libros de nuestros autores (María Baranda de 12:00 a 12:30, Martha Riva Palacio de 16:00 a 16:30, Mónica Brozon de 16:30 a 17:00 y Moisés Sheinberg de 17:00 a 17:30). También te invitamos a escuchar la entrevista que Radio UNAM le hará a María Baranda de las 11:00 a 12:00 h.

*Ana María Carbonell, Ediciones El Naranjo

4 comentarios:

María García Esperón dijo...

Este artículo es tan bello que se merece... ¡un libro y una rosa!

Nora dijo...

Excelente artículo, ¡hay que festejar!

Sácale Jugo a la Lectura dijo...

María: muchas gracias por tu comentario. Va de regreso un libro y una rosa para ti también.

Sácale Jugo a la Lectura dijo...

Nora: gracias. festejemos claro... con un libro y una rosa. Un abrazo.

Publicar un comentario