8 de abril de 2010

"Estrellas de vainilla" de Ediciones El Naranjo en el Diario AZ de Xalapa

El Diario AZ de Xalapa publicó esta vez una reseña del libro Estrellas de vainilla escrito Moisés Sheinberg F. con ilustraciones de Aleida Ocegueda y publicado por Ediciones El Naranjo.


En el Club Sácale Jugo a la Lectura compartimos con ustedes esta reseña escrita por José Cruz Domínguez Osorio:

Lectura con sabor a vainilla*

En el recorrido sobre las páginas de Estrellas de vainilla (Ediciones El Naranjo, México 2009) se escucha la voz de un niño, Skat, que se escapa por esos parajes impregnados con el olor a vainilla y se multiplica por el cielo nocturno que cubre a la mítica ciudad de Papantla, lugar en el que se desarrolla esta historia, que Moisés Sheinberg Frenkel escribió para entregarla al lector a través de una bella edición ilustrada por Aleida Ocegueda y que hoy Ediciones El Naranjo nos invita a leer.
La trama de esta obra nos ofrece la variante de una leyenda veracruzana: la Mulata de Córdoba; a partir de ella tienen lugar una serie de sucesos vividos por Skat y su familia, que aprovechan sus vacaciones para recuperar un antiguo regalo que le dejó un familiar al padre de Skat… El lector encontrará un camino poblado de sorpresas.
Esta historia es nerrada con un lenguaje claro y sencillo cercano al adolescente el cual entiende con facilidad el mensaje de la obra.
Propongo no encuadrar el perfil de esta obra a un determinado público, pues este viaje que realiza una familia hacia una ciudad llena de costumbres y cosmovisiones impregnadas de el olor suave de la vainilla, si se lee en los momentos en que la familia se encuentra reunida, por los numerosos mensajes que la lectura nos ofrece, puede ser una gran experiencia.
Moisés Sheinberg Frenkel, autor de esta obra, proporciona al lector la oportunidad de mirar hacia el cielo, de descubrir los mensajes que nos ofrecen las estrellas, puesto que algunos personajes tienen nombres de cuerpos celestes (Castor, Pólux, Nascira, Altair, Almach, Rigel, Sirius y otros) que alumbran la penumbra sideral. Moisés, además, nos brinda un recorrido por el pueblo de Papantla y durante el cual podemos saludar a tantas mujeres y hombres sabios.
Hay nombres como Cuya y Nacu, por citar algunos, que le dan a la obra el sentido de pertenecer a esos parajes en los que a través de ritos ceremoniales se agradece todos los días a las deidades por bendecir la vida a través de los frutos que la tierra ofrece.
Otro de los aciertos es el empleo del intercambio epistolar entre Sirius y Agustín, pues enriquece los capítulos de este relato.
Moisés Sheinberg nos acerca así a los pueblos, al entorno rural, que muchas veces, por múltiples factores, son desdeñados por los habitantes de las ciudades.
¡Qué decir de las ilustraciones que parecen ser un espejo situado enfrente de determinados pasajes narrativos! Ese trabajo, de gran valor estético, corresponde al trazo artístico de Aleida Ocegueda, que logró dotar de personalidad gráfica la obra.
Ediciones El Naranjo tuvo a bien conjuntar estos dos elementos: prosa e imagen para ofrecer a los lectores una mirada, a través de la literatura, de otros espacios y costumbres.
Viajemos, pues, junto a los personajes de esta aventura a la región de Papantla y disfrutemos a través de la lectura de Estrellas de vainilla. Contemplemos en sus páginas el cielo nocturno, saludando a los personajes que van y vienen y que a su paso van dejando un ligero aroma de vainilla.

Estrellas de vainilla
Moisés Sheinberg Frenkel
Aleida Ocegueda (Ilustración)
Colección: Ecos de Tinta
Ediciones el Naranjo
México 2009
pp. 110

No hay comentarios:

Publicar un comentario