31 de octubre de 2014

Entrevista con Daína Chaviano


En Ediciones El Naranjo estamos por lanzar el libro "Un hada en el umbral de la Tierra" de la escritora cubana Daína Chaviano, ilustrado por Rosana Mesa. Además, este año la autora será homenajeada en la Feria Universitaria del Libro de Tabasco. Les compartimos una entrevista que le realizó el diario Tabasco Hoy.

Escribir no es su profesión, lo hace por obsesión

Por Flor García

Daína Chaviano comenzó a escribir cuentos cuando tenía nueve años de edad, le gustaba inventar historias, podría decirse que es narradora por naturaleza o quizá como ella aseguró, por genética, si es que eso es posible, ya que su abuelo materno (a quien no conoció porque murió cuando su madre era muy joven) era periodista y poeta.

“Mi padre dice que tan pronto aprendí mis primeras palabras, empecé a inventar cuentos. Creo que la ficción y yo formamos un matrimonio predestinado desde la cuna”, aseguró en entrevista la escritora de origen cubano que será homenajeada en la FULTABASCO 2014.

Debido a ello cuando el gobierno cubano prohibió todo lo que fuera fantasía y cuentos de hadas, la entonces pequeña Daína Chaviano sufrió, pero su respuesta fue desarrollar historias que mitigaran un poco el hambre que esa ausencia de hadas había dejado en su generación.

“Después que salí de Cuba, mi literatura tomó un camino más vinculado a los temas históricos, aunque sin dejar de utilizar el enfoque mitológico y paranormal como herramientas que me permiten ahondar en la psicología de los personajes y extrapolar situaciones del presente en otros escenarios”, aseguró la escritora.

Ese fue uno de los enfoques que asumió en sus primeros libros como en “Los mundos que amo” (1980) o “Historias de hadas para adultos” (1986), a raíz de la prohibición que estableció el gobierno cubano.

¿Sus influencias literarias de dónde provienen?
De niña leía incansablemente libros sobre mitología grecorromana y egipcia. También fueron lecturas fundamentales de mi infancia y adolescencia la epopeya sumeria Gilgamesh, el Popol Vuh, el Libro Egipcio de los Muertos, Visión de los Vencidos, y cuanto libro sobre leyendas de pueblos y civilizaciones antiguas me caía en las manos.

Más tarde me enamoré de Shakespeare, de los poetas románticos ingleses y de toda la literatura gótica. También leí mucha poesía… Todavía conservo aquella colección fabulosa de Material de Lectura con
la serie de poesía moderna en cinco tomos que publicó la UNAM en los años 80, con un centenar de cuadernos.

En la prosa mis influencias han sido muy disímiles: Margaret Atwood, Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar, Anaïs Nin, Ray Bradbury, Ursula K. Le Guin, Mario Levrero, Marion Bradley, J.R.R. Tolkien…

Sus obras no solo son para el público joven, pero ¿es más complicado llegar a la imaginación de los adultos?
Empecé escribiendo para jóvenes y niños, quizás porque comencé a publicar cuando tenía veintitantos años y me hallaba más cerca de ese punto de vista; sin embargo, siempre tuve la suerte de que mis libros para jóvenes fueron buscados y disfrutados también por adultos.

Para mí es mucho más fácil llegar a los adultos que a los jóvenes. Los lectores de menor edad son mucho más complejos para una mente adulta, porque sus percepciones están menos lastradas por los convencionalismos de la mente madura. Es muy difícil colocar la imaginación adulta en el mismo plano del joven o el niño. Por eso nunca me propongo escribir para personas de una u otra edad.

Prefiero desarrollar una historia dentro del nivel mental más propicio, y luego dejar que las editoriales decidan a qué tipo de público va dirigida.

¿Qué tanto de la ficción es una realidad en la vida de Daína?
Muchas personas leen mis novelas creyendo que ciertos pasajes calificados como “fantásticos” son pura ficción, cuando han sido sacados de vivencias personales. Eso se debe a que no se trata de experiencias que la gente reconoce como tales.

Por ejemplo, las experiencias paranormales suelen ser relegadas al olvido porque no resultan cómodas para explicar que nuestra realidad está siendo continuamente alterada por leyes y hechos que no son social o científicamente aceptados, pero yo jamás olvido esos hechos, cuando los he vivido quedan
ahí, para seguir maravillándome y, en muchos casos, para ser empleados como material en mis libros.

Usted fue periodista, ¿esto ha influido en su literatura?
Fui periodista durante un tiempo, aunque mi carrera universitaria fue Lengua Inglesa. El periodismo es un ejercicio que amplía y desarrolla algunos reflejos para componer cierto tipo de historias, pero en mi caso después de pasar unos años en esa profesión tuve que poner distancia entre ese trabajo y yo, para seguir creando según mi naturaleza, que siempre se ha regido por la fantasía. El periodismo, al igual que el ensayo y la crítica, nos obliga a respetar ciertas normas que son útiles para el trabajo investigativo o analítico, pero son ejercicios que pueden atentar contra la elaboración de ficciones.

¿De su primera novela a la más reciente, cómo considera que ha cambiado Daína?
Muchísimo, aunque pienso que mi esencia como escritora es la misma. Comencé haciendo historias de ciencia ficción y fantasía, o una mezcla de ambos géneros, en las que me dedicaba a la especulación social o simplemente temática, jugando con elementos de la mitología y la historia antigua. Mis últimas novelas, específicamente las de la serie La Habana Oculta, se enfocan en el rescate de la memoria histórica y social, a través de tramas donde se mezclan elementos mitológicos, paranormales o góticos.

Creo que lo que permanece es la hibridación de géneros y la mirada heterodoxa ante la realidad, una mirada que se niega a aceptar las convenciones del pensamiento y de los géneros.

¿Qué recomendaciones le daría a los jóvenes que tienen el deseo de dedicar su vida a la literatura?
El único modo de convertirse en escritor es leyendo y escribiendo de manera obsesiva. Quienes desean escribir de manera profesional, deben saber que muy pocos escritores podemos vivir de nuestros libros.

Escribir no es una profesión, es una obsesión. Uno escribe a pesar de las circunstancias, de los trabajos de ocho horas, de las parejas, de los amigos, del resto de la familia…

Escribir es un trabajo a tiempo completo, pero si de veras aman la literatura, exploren y lean cuanto puedan.

Y ¿sobre el homenaje que se le dedicará en la FULTABASCO?
Me tomó por sorpresa. Es un reconocimiento que me abruma un poco, pero que me hace muy feliz porque me dará la posibilidad de conocer un centro del prestigio de la Universidad Juárez y su Feria Universitaria del Libro, y de acercarme a una ciudad llena de tradiciones, con extraordinarios museos sobre la cultura precolombina, de los que he oído hablar mucho.

Sin duda, me dará más fuerzas para seguir trabajando en mis libros, en los que siempre he intentado reflexionar sobre la difícil aventura que significa ser humanos.

¿Algún mensaje para sus seguidores tabasqueños o algún comentario más que quisiera hacer?
Pues espero verlos a todos por allí. Tendré la posibilidad de responder a sus preguntas y de firmar ejemplares de mi novela “Un hada en el umbral de la Tierra”, publicada por Ediciones El Naranjo, que se presentará en FULTABASCO y luego en el D.F. Estoy segura de que será un encuentro hermoso para todos.

Elementos fantásticos

Daína Chaviano nació en La Habana (Cuba) y vive en Estados Unidos desde 1991. Está considerada una de las escritoras más importantes de la literatura fantástica y de ciencia ficción en lengua española.

Mientras vivió en Cuba publicó varios libros de fantasía y ciencia ficción. Después de abandonar la isla, en 1991, se ha destacado por una serie de novelas donde aborda asuntos más contemporáneos e históricos con fuertes elementos mitológicos y fantásticos.

Sus obras han sido traducida a 30 idiomas.

DISTINCIONES:

2006: Medalla de Oro en la categoría Mejor Libro en Lengua Española. Florida Book Awards (Estados Unidos), por La isla de los amores infinitos.
• 1998: Premio Azorín de Novela (España), por El hombre, la hembra y el hambre
• 1989: Premio Nacional de Literatura Juvenil “La Edad de Oro” (Cuba), por país de dragones.
• 1988: Premio Nacional “13 de marzo” al mejor guión de cine inédito (Cuba), por La anunciación.
• 1979: Premio Nacional de Literatura David de Ciencia Ficción (Cuba), por Los mundos que amo.

Algunas de sus obras

• La isLa de Los amores infinitos
Aborda la fusión de las tres etnias que componen Cuba: española, africana y china. La música juega un papel básico.

• El hombre, La hembra y eL hambre
La primera obra de alcance universal que retrata el mundo de las "jineteras" (prostitutas) surgidas en Cuba en 1980.

• País de dragones
Cada uno de los relatos permite al lector viajar en el tiempo, a los orígenes, donde todo era belleza y fantasía.

• Historias de hadas para adultos
Son tres novelas cortas: "La granja", "La dama del ciervo" y "Un hada en el umbral de la Tierra".

• El abrevadero de los dinosaurios
¿Qué ocurriría si la humanidad descubriera de pronto que los dinosaurios en realidad nunca desaparecieron del planeta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario