26 de febrero de 2013

Ferias del libro: un espacio de reunión para las letras


Punto de encuentro fundamental entre editores, autores y lectores, las ferias del libro tienen una tradición de varios siglos que comenzó en Europa como una forma de reunir a las diferentes figuras en torno al mundo editorial.
Actualmente, la Feria del Libro de Frankfurt es la más sobresaliente a nivel internacional debido al número de asistentes especializados y a su creciente popularidad. En México, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara es la más importante del país y se encuentra también entre las más relevantes del planeta.
Además, este tipo de eventos se ha especializado con mayor frecuencia debido a que los públicos requieren de espacios que se concentren en sus áreas de conocimiento. Es así como desde 1963 existe la Feria del Libro Infantil de Bologna, la más importante en su tipo a nivel mundial y que celebra en esta edición su 50 aniversario.
Recientemente, Ediciones El Naranjo obtuvo la mención Bolognaragazzi Award 2013 en la categoría Nuevos Horizontes —para libros publicados en América Latina, Asia y África—. Otorgado por la feria italiana, el título condecorado fue Fiestas del agua. Sones y leyendas de Tixtla, volumen en el que se exploran las festividades de la comunidad guerrerense a partir de los textos de Caterina Camastra y Héctor Vega, quienes introducen a los niños en las costumbres mexicanas, y de las ilustraciones de Julio Torres Lara, quien explora en la gráfica elementos como el grabado para capturar nuestro folclore característico.
En la Ciudad de México, el acontecimiento editorial de mayor relevancia es la Feria Internacional del Libro de Minería, recién inaugurada y que este año llega a su 34ª edición. En esta ocasión, los ejemplares de El Naranjo estarán disponibles en el stand 1124, ubicado en la zona 11 de la Planta Baja.
Las actividades que se realizan en esta clase de eventos son diversas, cada una destinada a sectores determinados. Para los lectores, las ferias del libro representan el momento para acercarse a sus autores favoritos o para descubrir nuevos títulos en las presentaciones y en el recorrido a los stands. Para los escritores e ilustradores, son la oportunidad de interactuar con el público, mostrar su obra más reciente y de reunirse con editores para entablar una relación de trabajo. Para los últimos, estos encuentros les permiten reunirse con otros libreros para la compra y venta de derechos de publicación, traducción o distribución; pero sobre todo son la ocasión perfecta para la promoción de su catálogo. Lo más valioso es que —para todos— abren la posibilidad de fomentar la lectura y continuar viviendo entre letras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario