31 de julio de 2013

Consejos para fomentar la lectura en el aula


Un espacio destinado a los libros atrae a los lectores
Aunque el tiempo en el salón de clases a veces no alcanza para todo, promover la lectura es una actividad que enriquecerá a los niños en muchos aspectos. Por eso, El Naranjo ofrece varios consejos que los profesores pueden utilizar para incentivar en los niños la curiosidad por los libros. 
  • Cada niño transita una historia lectora diferente que muchas veces comienza en la escuela, así que el compromiso de los maestros es un apoyo invaluable. Por lo tanto, el reto no debe limitarse a despertar en los alumnos el hábito de la lectura, sino también crearles la necesidad de saber más, de querer volver a los libros para descubrir algo más dentro de ellos.
  • Los niños aprenden muchos hábitos por imitación, es necesario que los profesores sean lectores modelo y compartan con ellos su propia experiencia. Preguntar con frecuencia qué están leyendo los alumnos es una estrategia que incrementará su interés.
  • Es necesario tener presente que el hábito de lectura tiene dos vertientes y no perder de vista ninguna: puede ser usada para impulsar el disfrute y el viaje individual, o también como una forma de obtener conocimiento. Los maestros deben mostrar a los niños los beneficios a los que conllevan los libros en todas sus formas.
  • Nunca debe olvidarse respetar los intereses de cada lector y no juzgar sus lecturas, es mejor intentar guiarlas de acuerdo con los temas que más le atraen a cada niño. Esto causará un interés mayor y provocará que se acerquen a otro tipo de contenidos.
  • El mejor espacio para motivar la lectura es aquél donde los niños están cerca de los libros. Es importante tener un espacio en el salón dedicado a éstos, en el cual puedan hojearlos, revisarlos, leerlos y seleccionar sus favoritos. Este espacio contribuirá por sí solo a la formación de lectores.
  • Rescatar el valor del libro como un vínculo afectivo que tiende puentes, que construye redes de significado en las que el niño pone en juego sus experiencias y conocimientos previos. Cada lectura motiva una “experiencia” que ayuda a provocar todo tipo de emociones en los niños. Hay libros que enternecen, que asustan, que hacen reír, que despiertan sensaciones o que abren incógnitas. Los puentes que tiende la lectura siempre están renovándose.
  • Propiciar la lectura en voz alta, de este modo los niños descubrirán la sonoridad de las palabras, su musicalidad, su fuerza, y al mismo tiempo comprenderán el valor que poseen dentro del texto. Es importante que el encuentro con la lectura sea lúdico y emocionante, con esto se logrará que las palabras cobren un nuevo sentido.
Poner a los niños en contacto con los libros propiciará su curiosidad
Además de estos consejos, Ediciones El Naranjo cuenta con guías de lectura para cada uno de sus títulos, las cuales ayudarán a los profesores a saber qué estrategias seguir al momento de compartir los textos con los alumnos. Cada guía incluye ejercicios y preguntas con la intención de ayudarlos a interesar a los niños por lo que están leyendo. Para mayor información, escribe a: difusion@edicioneselnaranjo.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario