3 de julio de 2013

Cómo acercar los libros a los niños


Una parte esencial de la formación de los niños se obtiene a través de la lectura, sin embargo a veces parece una tarea difícil interesar a los pequeños por los libros. Aquí te presentamos algunos consejos para lograr que tus hijos le saquen jugo a los libros contigo. Te invitamos a que los pongas en práctica estas vacaciones.

No esperes a que sepan leer para acercarlos a los libros
 Acércalos desde pequeños
No es necesario que esperes a que estén en edad de aprender a leer. En las librerías puedes encontrar una amplia variedad de libros diseñados para bebés con los cuales harás que se interesen desde pequeños.
Apoya la labor de los maestros
Si bien en la escuela los niños tienen un espacio destinado a la lectura y textos que pueden leer en clase, siempre es necesario darles un empujón adicional en casa. Además de lograr que conozcan libros distintos, con esto evitarás que los vean como una obligación.
Conoce sus intereses
No todos los temas interesan a todos los lectores, pregúntale a tu hijo qué le gustaría leer y busca títulos relacionados. Si tu hijo tiene un libro que ya disfrutó, investiga qué otras obras ha publicado el autor.
Un pueblo lleno de bestias, de Francisco Hinojosa y Manuel Monroy
Libros apropiados para cada edad
Cuando quieras presentarle un libro a tu hijo, ten siempre presente su edad. Darle un texto inadecuado puede provocar un efecto contrario al que buscas, pues podría aburrirse o no entender por completo. Cada niño aprende a su propio ritmo.
Visita bibliotecas y librerías
Acompaña a tu hijo a elegir lo que quiere leer. Los espacios infantiles de librerías y bibliotecas tienen áreas destinadas a los pequeños, ahí tendrá una gran variedad de títulos y podrá elegir lo que le interesa más. Busca los lugares especializados en literatura infantil y descúbrelos a su lado.
Acompaña a tu hijo a elegir
 Hazle preguntas
Durante la lectura puedes hacerle preguntas sobre el desarrollo de la historia, pregúntale cómo cree que terminará y motívalo a que disfrute el texto. Una vez que acaben el libro, anímalo a que te cuente qué fue lo que más le interesó, cuál fue su personaje favorito o si  se acordó de otra historia mientras lo leía.
Recuerda también que lo más importante de todo es poner el ejemplo y mostrarles por qué te interesa leer a ti. Cuéntale cuál era tu libro favorito en la infancia o qué historias te interesaban más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario