22 de marzo de 2010

Mazatlán se llenó de imaginación con las lecturas de María Baranda

María Baranda es una poeta, narradora, editora y traductora mexicana. Ha publicado varios libros de poesía y los libros para niños: Tulia y la tecla mágica, Silena y la caja de secreto, Ángela en el cielo de Saturno, Un lugar en el mundo, y en Ediciones El Naranjo el libro de poemas Digo de noche un gato, el cuento El abuelo mago y su chango desaparecido, la novela La risa de los cocodrilos y los libros para los lectores más pequeños Ruge, Un abrazo y Arrullo.


Como invitada especial y consentida del público infantil, María Baranda participó en la pasada Feria del libro y las artes de Mazatlán 2010, que se celebró del 12 al 21 de marzo, con una atractiva agenda de actividades que incluyó la participación de otros muchos escritores como Juan Villoro, Mónica Lavín, Paco Ignacio Taibo II, Rafael Pérez Gay, David Toscana, Jorge Castañeda, Francisco Hernández y Mauricio Carrera.

María Baranda, dio lectura a parte de su obra con lo cual logró introducir a los niños al mundo de la imaginación, los sueños y la magia de las palabras.

En la siguiente nota publicada originalmente por www.culturamazatlan.com, podemos conocer más sobre la actuación de esta gran poeta y escritora mexicana, María Baranda, durante Feria del libro y las artes de Mazatlán 2010:

Los niños echaron a volar su imaginación con las lecturas de María Baranda*



Activos todos los niños dentro de su propio espacio, llevando a lo tangible su imaginación e ingenio en dibujos llenos de color, artesanías y demás dinámicas a los que fueron motivados por los talleristas, luego de ver sus trabajos, se reunieron sentados frente al escenario para conocer a María Baranda.

Con el firme objetivo de promover el hábito de la lectura en la niñez porteña, la Universidad Autónoma de Sinaloa, con el apoyo del Instituto Municipal de Cultura y el Instituto Sinaloense de Cultura, promueven el contacto de los pequeños con los autores de las divertidas historias que escuchan a través de los cuentacuento.

Incitados por la presentadora, Celene Guzmán, gritaron fuerte un “Abracadabra, abrapalabra”, palabras mágicas con las que de pronto en el centro del templete apareció, sonriente, afable y entusiasta, la autora mexicana junto con su entrevistador, Juan Daniel Chávez Osuna, uno de los reporteros infantiles de esta FELLIART 2010.

“¿Hola cómo están?” fueron las primeras palabras expresadas por Baranda a lo que fue contestada positivamente, todas las voces de niñas y niños se hicieron sentir como una sola, para dar la bienvenida tanto a la escritora como al reportero infantil.

Para adentrar a los pequeñines al mundo de la imaginación, los sueños y la magia de las palabras, la escritora dijo la clave de ello, “sabían que ‘Abracadabra, abrapalabra’ son palabras mágicas… yo cuando quiero aparecer algo digo estas palabras y cierro bien los ojos…”. Al decir tal cosa, la revolución de opiniones inició, pues las niñas y niños comenzaron a decir lo mismo y que sí era efectivo cerrar los ojos e iniciar con la imaginación.

La tarde no sólo fue de la escritora invitada, y para esto, ella hizo una presentación al que ahora es su pequeño amigo, “aquí en la FELIART me encontré a un amigo… que me quiere entrevistar, verdad Juan Daniel”. Empezó

Juan Daniel en representación de los reporteros de Prensa Niños, emprendió con la serie de preguntas para que no sólo él conociera el mundo e historias que marca con su imaginación, María Baranda, mismas que en el desarrollo de su presentación fueron gustadas.

La primera de los cuestionamientos, y que todo niño quiso conocer, fue ¿Cuál es su nombre?, a lo que respondió con una amable sonrisa “María Baranda”, las miradas expectantes se pudieron ver en todas las felices caritas que no dejaron de sonreír.

“Tengo dos historias, cuál quieren que les cuente primero…”, fue la respuesta a la segunda pregunta que hizo Juan Daniel, manifestando su interés por conocer el por qué Baranda escogió ser escritora. Pero una respuesta más fuerte invadió el espacio, pues las decenas de niños dijeron estridentemente que deseaban conocer la segunda de las razones.

“Yo vivía en una ciudad muy grande y cuando pasaba un tren, mis cuatro hermanos se subían al tren, se iban a otro lugar, a Contreras, y a mi me daba mucho miedo… y yo cuando tengo miedo cierro los ojos, empezaba a imaginar y me contaba muchas historias para no aburrirme cuando me quedaba sola”

Con Digo de noche un gato, María Baranda, dio inicio a las lecturas de sus obras, en la cual la protagonista del relato fue una perra muy redonda que parecía una gran esfera flotante, ilustración que mostró a los niños después de contar la historia del ser de color café. “Yo tenía una vez, una perra muy redonda como el mundo… mi perra era un volcán…”, con tales palabras los niños miraron a la escritora leer mientras ellos imaginaban las peripecias de tal animal.

¿Cómo inició su carrera?, preguntó Juan Daniel, “Un día comencé a escribir y empecé a llenar una libreta… empecé a escribir y a escribir y ya no pude parar”. Al termino de su respuesta, se le preguntó los años que tiene como escritora a lo que contestó que lleva veinticinco años en el mundo de la literatura.

Una situación divertida se vivió cuando en entrevista se preguntó el gusto por la escritura, y antes de contestar consultó con los asistentes, “Porque puede hacer la letra muy bonita”, “Por practicar las letras”, “Porque te aburrías”, “Porque tiene mucha imaginación”, “Para expresar algo que le gusta”, “Para decir todas las cosas que piensa”, fueron la respuestas con las que los pequeñines ayudaron a la escritora.

De la misma forma sucedió con la pregunta ¿En dónde vive?, “En Rusia”, “Viene de la luna”, “De Marte”, María Baranda al escuchar tal ocurrencia mencionó uno de sus títulos con es “Martes y las princesas voladoras”, pero la respuesta correcta fue que ella es de México, y entre risas lamentó no ser del planeta Marte.

Reveló, también, que su inspiración nació cuando, “un día salí de mi casa y qué creen que vi… era una vaca y qué creen que hice para que se fuera, primero le dije que se fuera pero ella sólo movió la cola, así que decidí hacerle un poema al que llamé Una vaca equivocada y de esta manera comenzó con la lectura de la historia del ser con manchas.

No cabe duda que la imaginación de los niños no tiene límites y en este tercer día de la Feria del Libro y las Artes de Mazatlán se vio reflejada en cada momento al llevarse a cabo la interacción con la poeta María Baranda.

En la mesa, se pudieron ver cuatro obras de Baranda, “El mago abuelo”, “Un abrazo”, “Ruge” y “Arullo”, de las cuales leyó a las decenas de infantes. La FELIART también es para imaginar y soñar, y esta tarde de niños no fue la excepción, todos echaron a sus recipientes gotas de imaginación, recreando en sus mentes las historias de Baranda.

Al término de la presentación el gru´po Delta Teatro dio la segunda función de "Las pasiones en el rancho de Macorina y Pancho" donde repitió el éxito obtenido durante su presentación el sábado en la inauguración del Area Infantil, espacio iluminó los alrededores con las carcajadas que escapaban por las ventanas.

*Fuente: http://www.culturamazatlan.com/?Accion=Leer-Articulo&Articulo=1277

No hay comentarios:

Publicar un comentario