7 de diciembre de 2009

Para nina, en Cuatrogatos

Cuatrogatos es un portal dedicado a los libros para niños y jóvenes en español que se realiza en Miami, en Estados Unidos. 

Este proyecto echó a andar en el año 1999 y ha contado con la colaboración de escritores, ilustradores, críticos, bibliotecarios y promotores de lectura de distintas ciudades del mundo.

 Reproducimos una reseña aparecida en este portal del libro Para nina escrito por Javier Malpica e ilustrado por Enrique Torralba.

Para Nina *
Javier Malpica
Ilustraciones de Enrique Torralba
Colección Ecos de tinta
México DF: Ediciones El Naranjo, 2009


Esta novela para jóvenes sale airosa de un reto complejo: recrear los problemas de identidad de género de un protagonista. La acción transcurre en la capital mexicana –con un capítulo introductorio ubicado en a mediados de los años 1980 y el grueso de la trama una década más tarde– y está enfocada en las interioridades de una familia de nuestros días. Nina, la abuela, les habla a sus nietos Eduardo y Claudia de aventuras y amores que solo existieron en su imaginación. Frida, la madre, pareciera más enfocada en su vida sentimental que en entender a sus hijos y apoyarlos en su tránsito al mundo de la adultez. Eduardo alberga en un cuerpo masculino una mente y una sensibilidad femeninas, mientras Claudia se reconoce de manera menos conflictiva como lesbiana. El trío de personajes juveniles se complementa con Santiago, un condiscípulo de Eduardo que, a pesar de la fortaleza de su cuerpo y de sus puños, es gay y se siente inclinado al travestismo.

Las aventuras y desventuras del estudiante y portero de fútbol Eduardo (y su proceso de aceptarse y de ser aceptado socialmente comoVictoria Citlali Dorina de la Concepción) se relatan en primera persona a través de un diario entre humorístico y dramático, con pinceladas irónicas y convincentes referencias a la música, la moda y las celebridades del período en que se desarrolla la historia. Aunque no falta algún episodio que fustiga el machismo y la violencia por prejuicios sexuales, los problemas de Victoria nunca se exponen desde una perspectiva que haga énfasis en lo social, sino como dramas humanos que colocan al personaje ante retos que debe sortear con ingenio y voluntad, en aras de la fidelidad a sí misma.

Los personajes juveniles de esta narración rebosante de humanismo no son freaksni "distintos", simplemente tienen sus propias preferencias e inclinaciones y el valor para no traicionarlas. Uno de los aciertos del libro es presentar a Eduardo y Santiago como parte de una comunidad que lucha –de variadas formas– por su derecho a un espacio, a la visibilidad y al respeto de los otros.

Al texto podría reprochársele que no nos permita conocer con un poco más de profundidad a Claudia y también que los capítulos finales avancen a un ritmo un tanto precipitado, brindando una imagen un tanto romántica del complejo proceso que implica el cambio de género. Sin embargo, Javier Malpica (Ciudad de México, 1965) logra crear personajes multimensionales, verosímiles, que se proyectan con calidez a lo largo del relato, y episodios tan divertidos y reveladores como la almodovariana fiesta travesti.

Las hermosas ilustraciones a plumilla de Enrique Torralba, más que recrear el texto al pie la letra, proponen imágenes que comentan los conflictos y las emociones de sus personajes desde una perspectiva simbólica y parabólica, en la que hay cabida para la ternura y el humor.

El subtítulo "Un diario sobre la identidad sexual", que aparece en la cubierta del libro, siembra la duda su carácter artístico, al asociar la obra con una función instrumental o utilitaria que dista mucho de ser su prioridad. Este no es un relato para ser leído solo por adolescentes con conflictos de identidad sexual, sino por un público amplio y variado. Sería recomendable que para su reedición, El Naranjo considerara la posibilidad de prescindir de ese elemento. Para Nina es una obra valiosa, una apuesta literaria inteligente y oportuna, para la que debe buscarse un universo de lectores lo más diverso posible y no restringirlo con fórmulas (involuntariamente) excluyentes.

Javier Gómez

*Fuente: http://www.cuatrogatos.org/ojoavizorparanina.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario